AGRESIONES SIN IMPORTANCIA

Los seres humanos no nos hemos dado cuenta todavía que la naturaleza depende exclusivamente de nosotros. Que la naturaleza es como un bebé que necesita abundantes cuidados, cariño ilimitado y  protección integral. Y no hemos querido darnos cuenta de ello porque ignoramos que nosotros somos naturaleza, que nosotros estamos tan estrechamente unidos a la naturaleza, que el día que la naturaleza deje de existir también nosotros desapareceremos.

Creemos equivocadamente que las agresiones al medio ambiente que nos cobija y nos alimenta son cosa de nuestro tiempo, pero no es así. El maestro Confucio, en los años 500 a.C., ya decía «que las acciones de las personas, en especial las de los soberanos, gobernantes y poderosos, son a menudo causantes de fenómenos inusuales en la naturaleza. Ensuciar el cielo,  contaminar los ríos, prender fuego a los bosques..., pueden traer como consecuencias inundaciones, terremotos, enfermedades, y otros malos presagios que caen sobre la tierra como una advertencia de que los humanos no nos encontramos en equilibrio con el mundo que habitamos...»

Si Confucio daba como ciertas estas afirmaciones, hace ya más de dos mil quinientos años, es porque sus antepasados también así lo creía y así lo decían. Pues inundaciones, terremotos, enfermedades desconocidas y olas de frío o de calor han sido fenómenos inseparables del hombre, desde que el hombre se industrializó.

A principios del mes de enero del año 1930 la ciudad de Murcia fue obsequiada, de la noche a la mañana, con una ola de frío que bajó el mercurio de los termómetros a cuatro grados bajo cero. El cielo, hacía solo unas horas azul y sereno, pasó en breves momentos a ser oscuro y brumoso.

            —¡Vaya un frío que hace!—exclamaban unos. —Esto no ocurría antes— decían otros, tal como siempre se ha dicho, creyendo erróneamente que estas anomalías son fruto exclusivo de nuestro tiempo.

Y como siempre ocurre con los fenómenos atmosféricos, la ola de frío se presentó en Murcia cuando no era deseable. Las obras para dotar a la ciudad del Alcantarillado que hoy todavía disfrutamos, habían comenzado hacía solamente unos días. Todas las calles estaban levantadas y había grandes boquetes en ellas. La condensación de vapor de agua en la atmósfera hizo sentir el temor de una nevada que hubiese dejado las calles intransitables y peligrosas, pero la nieve no llegó a cuajar.

Pero si la nieve que hubiese dejado las calles intransitables y peligrosas durante dos o tres días no llegó a cuajar, sí lo hizo una gran helada con el consiguiente perjuicio para huertanos, cosecheros y exportadores..., amén de aquellas familias humildes que en aquellos tiempos vivían siempre mirando al cielo sobrecogidos y rezando para que estos desfavorables fenómenos no se originaran.

Un articulista de la época que escribía en «El Liberal», terminaba su artículo diciendo: «Hagamos votos para que esta gran riqueza de nuestros ácidos salga indemne del peligro en que la tienen los elementos y no podamos decir que el año 1930 comenzó funestamente para Murcia  

IMPRIMIR EL TEXTO                             IMPRIMIR LA PÁGINA